Nuestros Servicios

Ginecología de la Adolescencia

Orientación y asesoramiento de todos los posibles cambios fisiológicos en esta etapa inicial de su vida en que ocurre su menarquia (primera menstruación) y el inicio de su vida reproductiva.

Controles:
Se aconseja que su primer control sea al inicio de la primera menstruación o relación sexual o antes, si hubiese historia de dolor pélvico o alteraciones en su ciclo menstrual.

Orientación y asesoramiento:
Aunque los controles en esta etapa no son rutinarios se comenta con la adolescente todos los posibles cambios fisiológicos en su cuerpo y se la orienta para cuando desee iniciar su vida sexual y reproductiva tenga en cuenta temas como: Cuidados Higiénicos, posibles trastornos del ciclo menstrual, anticoncepción haciendo especial mención el doble método, en su caso para prevenir patologías de trasmisión sexual.

Anticoncepción:
Promover la planificación familiar con los diferentes métodos anticonceptivos es garantizar el bienestar y autonomía no sólo de la mujer sino de la pareja para tomar decisión de los hijos que desee en el momento y circunstancias sociales, económicas y personales. Contribuyendo además en la mujer adolescente a disminuir la morbi-mortalidad materna y neonatal.

Métodos Hormonales: Son los métodos anticonceptivos que utilizan hormonas (estrógenos y progestágenos) ambos o sólo uno de ellos, éstos evitan que se produzca el embarazo impidiendo la ovulación o aumentando el engrosamiento del moco cervical impidiendo el paso de los espermatozoides.

Píldora anticonceptiva: combinada utiliza progestina (derivados de progesterona y testosterona) y Estrógeno (etinilestradiol / Mestranol) actúan inhibiendo la acción de gonadotropinas sobre el hipotálamo e hipófisis, así el progestágeno evita la secreción de LH (hormona luteinizante) evitando la ovulación y el estrógeno inhibe la FSH (foliculoestimulante) evitando la selección y maduración del folículo dominante, además de dos acciones más como la estabilización del endometrio y potenciación de la acción del gestágeno.
La tasa anual de fracasos está entre el 0,1 y el 3% y esta relacionado con el correcto uso del mismo.

Inyectables: el preparado más habitual contiene 150 mg de acetato de medroxiprogesterona (Depo Provera) en forma de microcristales en solución acuosa, tiene una eficacia anticonceptiva durante un mínimo de 3 meses y con una tasa de fracasos de 1 embarazo por cada 100 mujeres/año al cabo de 5 años de uso. Su acción anticonceptiva radica en inhibir la ovulación al bloquear el pico de LH, afinando el endometrio y engrosando el moco cervical no suprime la FSH, por lo que hay crecimiento folicular que produce unos niveles mínimos de estrógenos. Se administra por vía intramuscular.

Anillo vaginal (también conocido como anillo intravaginal o sistema de liberación vaginal), consiste en un anillo de plástico flexible, de unos 50 - 54mm de diámetro que contiene  hormonas femeninas idénticas a la píldora anticonceptiva (etonogestrel y etinilestradiol) y que las libera cuando se coloca en vagina en dosis bajas y constantes y que son absorbidas por la mucosa, e impiden la ovulación. Su eficacia es muy similar a la píldora anticonceptiva, del 99,7%.

Parche anticonceptivo: es de uso transdérmico que pertenece al grupo de anticonceptivos hormonales combinados (Cada parche transdérmico de 20 cm2 contiene 6 mg de norelgestromina (NGMN) y 600 microgramos de etinilestradiol (EE) libera una media de 203 microgramos de NGMN y 33,9 microgramos de EE cada 24 horas a través de su parte adhesiva al torrente circulatorio.

Implante subdérmico: también conocido como pilotpallet o en algunos casos erróneamente llamado chip. Es un método anticonceptivo hormonal compuesto por una varilla de pequeño tamaño que se coloca debajo de la piel del brazo de la mujer, libera una dosis baja y regular de una hormona progestacional que engrosa la mucosa del cuello del útero y afina el revestimiento del útero (endometrio) además de inhibir la ovulación.

Dispositivo intrauterino de hormonas: es un dispositivo que se coloca en el interior del útero que libera una hormona (levonorgestrel). Además de su uso anticonceptivo, también se lo usa para controlar menstruaciones abundantes (Hipermenorreas - metrorragias) y para evitar la acumulación de endometrio en pacientes que reciben terapia de reemplazo con estrógenos. Es un método muy seguro con una tasa de fracaso anual de alrededor del 0.2%, y tiene una duración de tres a cinco años. Después de su extracción, la fertilidad vuelve rápidamente.

Método de Barrera:


Preservativo: funda elástica muy fina realizado de latex u otros materiales que cubre el pene (preservativo masculino) o para cubrir la vagina durante el coito, a fin de evitar la fecundación y el contagio de enfermedades de transmisión sexual.

Diafragma: consiste en un arco metálico flexible con una membrana de látex, a manera de copa que se inserta en la vagina para impedir el paso de los espermatozoides hacia el útero para mejor resultado se puede agregar crema espermicida.

Capuchón cervical: Dispositivo de látex o silicona suave, en forma de un dedal, que se introduce dentro de la vagina y cubre el cuello uterino impidiendo el paso de los espermatozoides se puede agregar cremas espermicidas para mejor resultado.

Dispositivo intrauterino (DIU): Se trata de un dispositivo intrauterino colocado a través del cuello del útero en forma de T, es uno de los métodos reversibles más usado en el mundo, y existen dos tipos uno de cobre que es inerte y otro de tipo hormonal con liberación de progestágeno, este método debe ser administrado, colocado y retirado por un profesional de la salud (ginecólogo), su duración depende del tipo y va de 3 a 15 años, los de nueva generación tienen además en su composición del núcleo de cobre oro o plata para evitar rotura y corrosión del cobre. Tienen una tasa de fallo aproximadamente del 1% y acumulado a los 10 años del 2 al 6%.

Método Químico:


Espermicida: sustancia que altera la movilidad del espermatozoide y genera su muerte.

Métodos Naturales:


Ogino-Knaus o del ritmo: desarrollado en 1924 por el ginecólogo japonés Kyusaku Ogino y perfeccionado por médico austriaco Knaus en 1928, se trata de observar y contar la cantidad de días en la fase infértil pre-ovulatoria, para averiguarlo se debe registrar durante 6 meses la duración de los ciclos menstruales, y posteriormente realizar un cálculo matemático: Como el día de ovulación es el decimocuarto antes del primer día de menstruación y se dan "4 días de gracia", se resta 18 al número de días del ciclo más corto. Para encontrar el inicio de la fase infértil que inicia luego de que haya ovulado, se dan 3 "días de gracia", por lo tanto se resta 11 al número de días del ciclo más largo. Ese rango es el periodo fértil y no se puede tener relaciones en estos días. Se basa en no tener relaciones sexuales durante el período de ovulación.
Para una mujer cuyo ciclo menstrual se extiende entre 25 y 32 días, se estima que es infértil los primeros 7 días de su ciclo (25 - 18 = 7), es fértil entre los días 8 y 20, y vuelve a ser infértil el día 21 (32 - 11 = 21). Cuando se trata de evitar el embarazo, usándose perfectamente, este método tiene un nivel de efectividad de en torno al 80% (tasa de error del 20-25% según los estudios)

Billings: se basa en el conocimiento de los efectos que los niveles cambiantes de hormonas en el ciclo menstrual afectan al volumen y la textura del moco que se produce en el cérvix y que aparece en la cavidad vaginal y que, una vez que la mujer se familiarice con estos cambios, podrá identificar con precisión el momento de la ovulación.

Temperatura Basal: consiste en registrar en una tabla la temperatura corporal a lo largo del ciclo menstrual, permitiendo observar el desnivel de temperatura de entre 0,2 y 0,5 grados Cº, que se produce por la secreción de progesterona en el ovario tras la ovulación. Se inicia tomando la temperatura el 5º día del ciclo, por vía vaginal o rectal durante 3 minutos. Se mide al despertar antes de cualquier actividad, después de haber dormido por lo menos 3 horas.

Anticonceptivos de Emergencia: son tratamientos hormonales que deben ser siempre prescritos por su ginecólogo de cabecera, centro de salud o por servicio de urgencias.

Acetato de Ulipristal
Levonorgestrel
Mefepristona