Nuestros Servicios

Controles Posparto

El puerperio ó posparto es el período después del parto hasta las seis semanas siguientes. Durante el puerperio (cuarentena) va a continuar las pérdidas de sangre (loquios) que puede durar todo este período, pero va cambiando de color, al inicio sangre y posteriormente flujo amarillento y blanquecino sin mal olor ni molestias vaginales. Es frecuente los “entuertos” o dolor tipo cólico (contracción uterina) que se puede exacerbar durante el momento de la lactancia.

El estreñimiento es muy frecuente tras el parto, por lo que es importante la ingesta adecuada de líquidos y dieta rica en frutas y fibra, y en casos extremos el uso de laxantes. Se irá normalizando el tono y motilidad intestinal disminuido por el embarazo y sedentarismo.

La lactancia materna es la forma de aportar nutrientes además tiene función de protección e inmunomodulador que estimula el desarrollo del lactante. Se recomienda la lactancia materna exclusiva durante 6 meses y mantenerla durante los dos años de vida.

Ofrece al lactante un óptimo inicio en la vida, desarrollo psicofísico más adecuado y la mejor protección frente a problemas de salud del lactante y de la madre.

Durante este período es frecuente la aparición de dolor y grietas en los pezones durante las primeras semanas, y puede presentarse dolor e ingurgitación mamaria ó mastitis que deberá ser valorado por su ginecólogo.

Los cuidados posteriores al parto dependerán de la forma en que se ha parido y serán indicados por su médico o matrona.

Si ha tenido un parto vaginal y se le ha realizado una episiotomía la debe lavar con agua y jabón, y secar bien sin frotar. Si ha tenido una cesárea es importante mantener la herida seca y seguir las indicaciones del ginecólogo para el retiro de puntos ó grapas si lo precisa.

Se orienta a las pacientes de acudir a urgencias si presenta fiebre mayor de 38 ºC., sangrado vaginal abundante, loquios mal olientes, enrojecimiento mamario, dolor intenso abdominal o episiotomía y molestias urinarias.